galerias y manantiales - Portal Web del Ayuntamiento de Arafo

Pautas de la Web Accesible
Mapa del Sitio Web
Buzon de Sugerencias del Ciudadano
Ayuda de Acceso y Uso de la Web
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Acceso al Portal de Turismo
Acceso Galeria de Imagenes
Acceso al Tour Virtual del Municipio
Acceso al Gestor del Patrimonio Cultural Arafo
FACEBOOK
Acceso al Facebook de Turismo de Arafo
Galerías y Manantiales

De los más de 500 años transcurridos desde la llegada de los conquistadores a la Isla, sólo en los últimos 75 años pierden importancia los manantiales, fuentes y nacientes, como principal suministro de agua para los diferentes usos y aprovechamientos. Serán estos los que, en primer lugar, condicionen y organicen la vida de los aborígenes y luego permitan el asentamiento de los primeros colonos de la Comarca.     El municipio de Arafo tiene su ubicación originaria gracias a los nacientes de los Barrancos de Añavingo y Amador.     A medida que avanza el siglo XX, los manantiales y nacientes no son suficientes para satisfacer la demanda y los nuevos usos de la población creciente, comenzando a extraerse el agua del subsuelo a través de galerías y pozos, lo que trae como consecuencia directa la progresiva desaparición de estos.     El Sureste de Tenerife, donde se encuentra ubicado el municipio de Arafo, es una de las comarcas donde primero se comienza a extraer agua de forma sistemática con métodos mineros, para atender a la creciente demanda de una pujante agricultura vinculada a los modernos cultivos de exportación.     El Valle de Güímar vivirá la expansión agraria del regadío y sus consecuencias antes  que el resto del sur tinerfeño. La razón que justifica esta prontitud, hay que buscarla en la especial geología de estos territorios. El Valle de Güímar se encuentra cubierto por lavas permeables que facilitan la filtración del agua.    La batalla para encontrar, conducir y almacenar al agua, también ofrece como expresión peculiar y última, la transformación del preciado líquido en fuente de energía, como es el caso de la arcada y molino de gofio que se encuentra en los altos del municipio, en el lugar conocido como Cuesta del Estanque. El agua es el eje temático sobre el que gira esta ruta, la ubicación de diferentes recursos singulares del entorno relacionados con el agua tales como lavaderos, fuentes, molinos de gofio cuya fuente motriz es el agua, galerías, etc.     El sendero que se pretende rehabilitar y mejorar, está relacionado con la importancia y cultura de la captación, canalización y aprovechamiento de las aguas subterráneas por medio de galerías, y con el desarrollo de obras de ingeniería hidráulica y tecnológica que determinan la existencia de una red de canales, no sólo para la distribución hasta las zonas de cultivo, sino al núcleo de población. Se encuentra ubicada en los altos de Arafo, y se desarrolla de la siguiente forma:  En coche se puede seguir una pista asfaltada que es continuación de la calle Eduardo Curbelo Fariña, siempre en dirección hacia la cumbre. Al llegar al lugar conocido como ”El Majuelo”, seguimos a la derecha; hacia unos 500m. más arriba termina el asfalto, en el sitio conocido como “La Canal Alta”,     A partir del lugar conocido como “La Canal Alta”, nos adentramos en el “Barranco de las Gambuesas”, hasta unos guinderos, ahí debemos tomar un sendero bien definido, que nos conduce hasta el tronco de una higuera, una vez allí giramos a la derecha y empezamos el ascenso  por un sendero bastante pendiente, mientras realizamos este segmento del camino, podemos observar en el “Barranco de las Gambuesas”, un sifón magistralmente construido.  Al llegar al final de este tramo el sendero transcurre paralelo al canal de agua de Santa Cruz, con agua en de las galerías” Risco Azul” y “Los Zarzales”, este camino es llano, más adelante el paisaje cambia, los pinos y la pinocha que tapiza el suelo desaparecen entrando en un pequeño bosquete de laurisilva como palo blanco, aceviños, hayas y madroños.     Si miramos la profundidad del Barranco vemos la pista que tras pasar por la “Galería del Lomo Cambado” sigue hasta la denominada “El Drago”.     Llegamos al segundo sifón de “Amance”, puerta de entrada del “Barranco de Añavingo” y descendemos al fondo del Barranco. Por un sendero ancho y bien marcado, a la izquierda, nos encontramos con el “Barranco del Aposento”, siendo este un profundo afluente del Barranco de Añavingo, de imposible acceso y donde según fuentes orales, fue lugar de hábitat guanche.     Retomando la senda, hallamos más arriba La gruta de San Agustín, donde vemos dentro de una pequeña cavidad excavada en el risco, una  imagen del Obispo de Hipona, que puede tener una antigüedad superior a un siglo y que nos recuerda el “Milagro” ocurrido en este barranco el 21 de septiembre de 1751. Cada 4 años los araferos se reúnen en este lugar para acompañar a “San Agustín de las Madres”, nombre con el que se conoce popularmente a esta imagen, hasta la Parroquia. Antiguamente se conocía esta romería como “La Fiesta de la Rama “. Volviendo al sendero, y pasada “la gruta de San Agustín”, encontramos más arriba, en un recodo del barranco, a nuestra derecha, y casi cubierta por las zarzas, una antigua construcción en la que pernoctaban los trabajadores de la galería, que esta situada un poco más adelante, donde se encuentra un grifo, junto a la bocamina de esta, del cual se puede beber el agua fresca y cristalina de “Añavingo”.

PUNTOS DE INTERES:
1).- Sifones de Amance: Dentro de la ruta propuesta, podemos observar dos sifones, uno cruza el barranco de las Gambuesas y el otro el de Añavingo, llevando agua de la galería de Amance. Pudiéndose apreciar la maestría con la que se construían verdaderas obras de ingeniería hidráulica. Amance siempre ha sido una de las galerías con más caudal del pueblo.
2).- Gruta de San Agustín: En este punto se venera una pequeña imagen del obispo de Hipona, dicha imagen nos recuerda el “milagro” ocurrido en este barranco el 21 de septiembre de 1751.
3).- Galerías de Añavingo: En el sendero se encuentran varias galerías de diferente caudal, en algunas hay restos de vagones y raíles, e incluso se conserva la maquinaria con la que trabajaba en ella.
Otras son sólo perforaciones de poca profundidad, que sin embargo tributan su caudal a la canalización madre.
4).- Galería El Paso
5).- Galería Lomo Cambao
6).- Galería El Drago
7).- Galería Amance

          
Regreso al contenido | Regreso al menu principal