Iglesia de San Juan Degollado - Portal Web del Ayuntamiento de Arafo

Pautas de la Web Accesible
Mapa del Sitio Web
Buzon de Sugerencias del Ciudadano
Ayuda de Acceso y Uso de la Web
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Acceso al Portal de Turismo
Acceso Galeria de Imagenes
Acceso al Tour Virtual del Municipio
Acceso al Gestor del Patrimonio Cultural Arafo
FACEBOOK
Acceso al Facebook de Turismo de Arafo
Iglesia de San Juan Degollado

La construcción de la primitiva ermita, que tras sucesivas ampliaciones daría lugar a la actual iglesia, se llevó a cabo a fines del siglo XVIII, concretamente después de 1676, pues con anterioridad a esa fecha, los vecinos de Arafo cumplían con sus obligaciones religiosas en Güímar, deduciéndose por ello que en el lugar no existía ningún recinto sagrado destinado al culto. E1 emplazamiento elegido para la fábrica fue la zona denominada “El Llanito”, de orografía plana y espaciosa y un tanto alejada del “Aserradero” y “Perdomo”, núcleos originarios del pueblo.
Una hipótesis sostenida sobre la base de la tradición oral sitúa a la actual sacristía como la antigua ermita que tenia una pequeña construcción adosada para cumplir los fines de armario y ropero. Por el contrario, otra tesis mantiene que la ermita era el espacio comprendido en el primer tramo de la iglesia, hasta el primer arco toral del centro de la nave, cubierto por un sencillo artesonado. En 1738 comienzan los trámites para adquirir la categoría de parroquia y el templo se enriquece en adornos y donativos, al tiempo que se levanta el segundo tramo. La tercera y última ampliación se produjo a raíz de la fundación parroquial y consistió en la construcción del actual presbiterio y sacristía. La fachada, de cantería gris, también es del siglo XVIII. En 1924 se edificó la torre, sufragada por una comisión de vecinos, siguiendo las directrices del arquitecto Arroyo Herrero y en 1975 se abrió una nueva capilla en la nave, en la que se encuentra el Santísimo Cristo del Valle.
En el interior del templo se distinguen cuatro retablos adosados a la pared y dedicados a las Ánimas, San José, Nuestra Señora de los Dolores y la Inmaculada Concepción. Destacan también los cuadros San Agustín en su estudio, Virgen del Rosario con Santo Domingo y San Francisco y Santo Domingo Penitente, todos del siglo XVIII y San Juan Bautista, de datación difícil de precisar aunque la tradición sostiene que ya se veneraba en la primitiva ermita. En lo que a imágenes se refiere sobresalen las de San Juan Degollado, San Bernardo y San Agustín, todas de principios del siglo XVIII como mínimo, la del Cristo del Valle, venido de Garachico en 1860 o la de María Auxiliadora, traída a Arafo en 1907.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal