Lavaderos publicos - Portal Web del Ayuntamiento de Arafo

Pautas de la Web Accesible
Mapa del Sitio Web
Buzon de Sugerencias del Ciudadano
Ayuda de Acceso y Uso de la Web
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Acceso al Portal de Turismo
Acceso Galeria de Imagenes
Acceso al Tour Virtual del Municipio
Acceso al Gestor del Patrimonio Cultural Arafo
FACEBOOK
Acceso al Facebook de Turismo de Arafo
Antiguo molino y lavaderos públicos
Uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de Arafo es el formado por el molino y lavaderos públicos, situados en la cuesta del estanque, por cuanto están incoados como monumento histórico artístico desde 1984. El molino está formado por un canal de agua realizado sobre una arcada en cantería de piedra viva reforzada con bloques de tosca de grandes dimensiones, que progresivamente va aumentando en altura para poder verter el líquido elemento sobre el vaso acumulador del molino, que es una construcción cuadrangular, hecha de piedra, con la misión de abastecer el agua necesaria para mover la maquinaria de molienda.
Se edificó en 1895 por Antonio Marrero Pérez, quien con unos ahorros traídos de América solicitó del Ayuntamiento un solar que fue sacado a subasta y rematado a su favor por un total de diez pesetas. La Corporación dejó claro que por ser beneficiosa para el pueblo, sólo se podría construir la obra citada y ninguna otra. La fábrica se inició una vez conseguidas las pertinentes licencias municipales, cesando en su funcionamiento a lo largo del primer tercio de este siglo.
A su vez, en un alarde de economización de los recursos, el agua que salía del molino era aprovechada para los lavaderos públicos. Dispuesto en un espacio de unos 120 m2, se distribuyen de manera longitudinal en su interior dos series de piletas para lavar la ropa. E1 techo estaba formado por dos cubiertas de madera a una sola agua que vertía sobre el canal situado en el eje longitudinal del edificio. E1 agua que se usaba para la colada era de nuevo canalizada para ser reutilizada cauce abajo.
Las primeras noticias que tenemos de la existencia de este conjunto aparecen en unas normativas dadas por el alcalde Domingo García el 28 de septiembre de 1839 cuando establece que se multe con dos reales a todos los individuos que faltasen a sus trabajos en la recomposición de caminos y que ese dinero se emplease en el lavadero o en cualquier otra obra publica, por lo que, si no se estaba haciendo algún tipo de remodelación, su construcción podría datarse en torno a esa fecha.
E1 uso del recinto no se restringía a los habitantes de Arafo; mujeres de otros pagos como Malpaís o Cuevecitas, pertenecientes a la jurisdicción de Candelaria acudían allí a lavar la ropa, por lo que se dieron quejas al Gobierno Civil en 1873 pues dos años antes se propagó por Arafo una epidemia de viruela cuyo origen se pensaba que venía de esos sitios. Los lavaderos públicos continuaron funcionando hasta 1979 en que se deciden cerrar por problemas sanitarios.
Este conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Etnológico mediante Decreto 41/2006 de 9 de mayo , por el Gobierno de Canarias.

             
Regreso al contenido | Regreso al menu principal